MENSAJES SUBLIMINALES DETRAS DE LOS ANUNCIOS DE TV

Tweet Se estima que el norteamericano medio ve un promedio de 1500 anuncios todos los días del año. Pocos conocen que esos anuncios pueden llevar mensajes escondidos, como fotos o sonido...

Se estima que el norteamericano medio ve un promedio de 1500 anuncios todos los días del año. Pocos conocen que esos anuncios pueden llevar mensajes escondidos, como fotos o sonido que no son captados por el consciente.

Estos elementos escondidos son conocidos como mensajes subliminales.

Aunque nunca se ha podido probar científicamente el verdadero efecto de este tipo de mensajes, no hay duda que se utilizan.

Y si se gasta en ello, quiere decir algo.

¿Qué es un Mensaje Subliminal?

Los mensajes subliminales son mensajes dirigidos al subconsciente y se almacenan en él, sin que sean percibidos por los sentidos tradicionales (olfato, vista, oído).

Se dice que son escondidos, precisamente porque no tenemos conocimiento, en condiciones normales, de lo que se almacena en nuestro subconsciente.

El subconsciente o inconsciente forma parte de nuestra desconocida e incógnita psique. De acuerdo al convencimiento actual, la razón humana depende de muchos sistemas cerebrales, los cuales trabajan en concierto en organizaciones neuronales complejas. No es como se creyó un lugar ubicado en un cerebro central único. Las redes neuronales de computación están basadas en ese concepto tan oscuro para nosotros lo mortales comunes y corrientes.

Sigmund Freud, relacionó la expresión de esta parte oculta en nosotros con los sueños, los cuales estudió intensivamente para comprender esa zona desconocida y de tanta influencia en nuestra vida diaria.

No podemos enterarnos nunca de lo que sucede dentro de nuestro subconsciente. Sin embargo, los datos se encentran almacenados en alguna parte (subconsciente) y bajo ciertas circunstancias se puede recordar detalle de sucesos ocurridos hace mucho o que pasaron totalmente desapercibido a nuestro consciente. Esta parte de nosotros trabaja como una poderosa computadora que almacena grandes cantidades de información en algún lugar de nuestros sistemas cerebrales, que opera como un enorme disco duro.

  • .
  • .
  • .

Algunos ejemplos de mensajes de este tipo, dirigidos al subconsciente son:

- Una imagen pequeña escondida dentro de un gráfico de mayor tamaño.

- Un texto de la alta frecuencia, escondido en una canción.

- Fotos que aparecen a alta velocidad en un comercial de TV.

La condición para que se den estos mensajes es que no deben ser percibidos por el tacto, oído, el olfato o la vista, en forma consciente.

El subconsciente se encuentra siempre con nosotros, en cada momento.

Está cuando sin quererlo recordamos vívidamente una persona, una melodía o percibimos intensamente un perfume que no existe.

Los primeros experimentos de mensajes publicitarios subliminales, se dice que se iniciaron en 1957, cuando se creó una “propaganda invisible” para palomitas de maíz, que se proyectaba en un cine.

Esta “propaganda invisible” eran mensajes breves escondidos dentro de otro que anunciaba una bebida gaseosa.

El mensaje, que no era percibido normalmente, decía “Coma las Palomitas de maíz”, cada cinco segundos, con una duración de 1/3000 de segundo.

El efecto conseguido en las personas expuestas fue que tuvieron un impulso inexplicable de comer palomitas de maíz y bebida.

El efecto conseguido en las personas expuestas fue que tuvieron un impulso inexplicable de comer palomitas de maíz y bebida.

El resultado conseguido de este experimento fue que las ventas de palomitas de maíz aumentaron 57.5% y las ventas de la bebida aumentaron 18.1 %.

El escándalo que se produjo fue enorme, porque los expuestos a este experimento sin que lo aprobaran, se sintieron invadidos en su privacidad.

Pronto, la televisión y las emisoras de radio comenzaron a utilizar esta técnica.

Hasta hace muy poco se negaba, por las empresas que los utilizaban, la existencia de este tipo de mensajes. Del mismo modo que se negaba por las empresas tabacaleras el daño que hace el cigarrillo.

Mensajes Subliminales y Medios

Los anunciantes siguen utilizando mensajes subliminales.

Las forma más comunes se relacionan con el sexo y el poder.

Numerosos estudios independientes han mostrado importantes empresas utilizan mensajes subliminales en sus anuncios, en las películas, en las tiras humorísticas, en la música, y en los comerciales de televisión.

La televisión es el medio en que más se utiliza mensajes subliminales.

Estos mensajes son iguales que el primer experimento en los cines.

Un mensaje escondido se expone al público por una fracción de segundo, en varias ocasiones durante el comercial.

Otra forma considerada como mensajes subliminales es recurrir a imágenes públicas y muy conocidas, para relacionarlas con productos.

De ello sacan muchos millones de dólares las estrellas del deporte.

El ver a Michael Jordan usando una marca de calzado determinada, hace pensar de inmediato que si se usa lo mismo se llegará a ser tan famosos como el astro del balón cesto.

La empresa Nike ha utilizado intensivamente esta asociación con celebridades del deporte, para posicionar exitosamente su marca.

La empresa Nike ha utilizado intensivamente esta asociación con celebridades del deporte.

Efectos positivos de Mensajes Subliminales

Los mensajes subliminales no solo se han utilizado para vender productos. Se han utilizado exitosamente en campañas para reducir el consumo de alcohol, por medio de cintas de sonido grabadas con mensajes destinados a eliminar esos hábitos.

El mensaje subliminal de “conductor designado”  fue popularizado por comerciales de TV, que se iniciaran en 1980, en una exitosa campaña publicitaria que ha reducido considerablemente los accidentes de tránsito a partir de esa fecha.

Los mensajes subliminales pueden ser un poderoso medio de comunicación de mercadeo.

De acuerdo a estudios sobre estos mensajes, se estima que tienen efecto de persuasión, pero sus efectos son de corto plazo. Sin embargo, el efecto pareciera ser de más largo alcance cuando los mensajes subliminales enseñan a hacer o no hacer algo.

Fuente: GestioPolis

 

ARTICULOS RELACIONADOS